miércoles, 10 de octubre de 2007

"Embellecido por su fin tan próximo..."


Hay situaciones que parecen repetirse en todas partes. De niño pensé que sólo en las plazas de armas de nuestro país los jubilados tiraban a las palomas lo poco que ganaban después de toda una vida de trabajo. Sin embargo esta fotografía realizada en la Plaça Reial de Barcelona muestra a un señor ya entrado años alimentando con las baguettes viejas que quedaron de la cena a un cúmulo de emplumados comensales, en un rito que vi repetirse en otras plazas en distintos pueblos de Catalunya.

No sé si pueda intentar descifrar la simbología implícita de este acto, sólo puedo decir que uno inconscientemente construye un discurso visual que sin duda está anclado a las imágenes casi canónicas que la cultura que vivimos nos impuso, y en eso transita mucho de lo que solemos incluir y excluir de la realidad cada vez que miramos a través del visor de nuestras cámaras.

En esta escena veo un pequeño instante en la vida de un hombre, ahora ya en el ocaso de sus días. Veo en estos sencillos rituales una suerte de comunión con las cosas simples, con la vida, con el mundo, este mundo que en la proximidad de la muerte nos parece "embellecido ante su fin tan próximo" (Enrique Lihn)


"Como al coleccionista, al fotógrafo lo anima una pasión que,
si bien parece dedicada al presente,
está vinculada a una percepción del pasado."

(Susan Sontag/Sobre la Fotografía)


Foto: "Barcelona - Plaça Reial" ©nigromancia 2003


7 comentarios:

Anónimo dijo...

Hermosa foto...

Aquel anciano pareciera querer perpetuarse, aportar a la vida alimentando las palomas, dejando algo de si a través del tiempo, su huella al fin y al cabo. Es parte del ciclo de vida el "aportar a otros" y muchas veces no permitimos a los ancianos aportar con su experiencia, sus conocimientos y finalmente su visión del mundo y sabiduría. Captas un momento único y a la vez muy cotidiano con tu lente, una escena rica por su simpleza y valiosa por su significado, por lo que involucra "nutrir" a otros. Prefiero pensar que aquel hombre se encuentra disfrutando de un momento pleno de su vida, aquel de mirar hacia atrás y hacer una síntesis de la experiencia, lo aprendido, lo vivido y los mágicos recuerdos de miles de escenas captadas con sus ojos. Más que en el "ocaso de sus días", diría en la "plenitud de su vida", puesto que al fin tiene tiempo para hacer algo tan simple, sencillo y a la vez tan enriquecedor, con menos exigencias, espacio para la reflexión y búsqueda de paz interior...

muchos cariños,

Joha

Caly dijo...

Bravo!!! Excelente Blog! Me gusta la fotografia y todo lo que se puede expresar con ella. Es tan cierto el comentario de la plaza, aunque en mi ciudad no suceda por el clima, Ushuaia. Pronto voy a armar un blog para compartir la misma pasión.

Caly desde Ushuaia.

Marta Plástica dijo...

la belleza de lo simple

Soledad Burgos dijo...

al reves..lo simple, es lo bello

Mariela dijo...

Hola Cristián:

Hace días que no miraba tu blog, me encontre con esta hermosa fotografía, gracias por compartir estos momentos tan especiales, aprendemos a disfrutar de las cosas simples de la vida..

Un gran abrazo
tu amiga
Mariela

RATTHA GALLERY dijo...

sólo posteo por tener a laurie anderson en la lista...salut!

Colores dijo...

Bellísima fotografía!!! Y me encantaron también tus palabras!
A mí me encanta tirarles pan a la palomas y pajaritos... desde la ventana de mi casa de veraneo. Me encanta verlas como se instalan a comer, yo las espio tras el vidrio (una costumbre de mi mamá)
Saludos!!